El pez espada del Mediterráneo está sujeto a un plan de recuperación establecido por el Comité Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), que debe ser cumplido por la flota de palangre de superficie dedicada a su captura dirigida. No obstante, la Secretaría General de Pesca, dentro de la cuota asignada por el ICCAT para España, ha reservado un 2,7% para posibles capturas fortuitas que puedan tener la flota de arrastre, de cerco de pequeños pelágicos y almadrabas en el Mediterráneo, a partir del 4 de noviembre de este año, según establece la Orden APM/1057/2017.

La autorización de captura accidental de pez espada permite la tenencia a bordo, desembarque y comercialización de hasta un único ejemplar por embarcación y día en cada marea, que sólo podrá desembarcarse en los puertos autorizados por la Secretaría General de Pesca, siendo obligatoria la comunicación previa de entrada a puerto. Las embarcaciones deberán respetar un periodo de veda, establecido entre el 1 de enero y el 31 de marzo. Además, la talla mínima de capturas se fija en 100 cm.

Las cofradías que deseen que su puerto sea autorizado como puerto de descarga, tanto para la captura accidental como dirigida, deben enviar una solicitud razonada al correo electrónico: inspeatun@mapama.es con copia a la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores fncp@fncp.e.telefonica.net

La Orden APM/1057/2017 puede consultarse en este enlace.