La Cofradía de Pescadores de Altea, con la colaboración del Club Náutico de Altea, ha impulsado un proyecto de  limpieza del fondo marino del Puerto de la localidad los días 25, 26, 27 y 28 de octubre de 2017 con el objetivo de concienciar a todos los usuarios del sector pesquero y del sector náutico de la problemática de la contaminación en el mar, mediante la extracción de residuos sólidos y artes de pesca perdidos. 

Durante los cuatro días de trabajo, los equipos de recogida de residuos se dedicaron a las labores de limpieza desde las 10 hasta las 13:30 horas. Los buzos entraron en el agua en grupos de tres personas a lo largo de las mañanas, recibiendo apoyo de la embarcación del Club Náutico de Altea y de las empresas que realizaron los trabajos de extracción, transporte y almacenamiento provisional de los residuos sólidos y basuras. El camión grúa de Transportes Montalbo participó como apoyo para extraer del agua los residuos más pesados que podían ser llevados hasta el cantil del muelle por los buceadores profesionales.

En la limpieza participaron cinco buceadores profesionales de la empresa Algar Servicios, dedicada al buceo profesional, con equipos semiautónomos de respiración y vigilados en todo momento por la embarcación de apoyo en trabajos subacuáticos Mascarat. 

En la limpieza de fondos marinos del Puerto de Altea se efectuó una batida desde el cantil hasta una distancia de 25 m., acercando hasta éste los residuos encontrados, para más tarde ser izados con un camión pluma. El transporte de los residuos recogidos se realizó por la empresa Bolo y Baldomero, S.L. y Transportes Montalbo, así como su traslado al Ecoparque para su adecuado tratamiento.

Como resultado, en la zona cercana al cantil del puerto pesquero se extrajeron unas 15 toneladas de hormigón y cadenas viejas acumuladas durante más de 20 años de trabajos portuarios en Altea, que engloba la zona de embarcaciones de pesca, puerto público y Club Náutico de Altea, así como otro tipo de residuos como ruedas, defensas de barcos pesqueros y artes de pesca (restos de redes y aparejos de pesca, cajas de pescado, bolsas de plástico, neumáticos, restos de cadenas, cañas de pesca, algún contenedor de basura, etc.).

En la zona más próxima al Club Náutico de Altea se retiraron residuos de tipo plástico, tales como defensas de barcos, fundas de motores y toldos, accesorios varios de embarcaciones, así como metales, carros de la compra, anclas y cadenas antiguas perdidas, entre otros.

La iniciativa se presenta a una nueva línea de subvenciones abierta por la Generalitat Valenciana, a través de la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, para la retirada de residuos sólidos del mar. Estas ayudas, tramitadas mediante un convenio suscrito con la Federación Provincial de Cofradías de Pescadores de Alicante, pretenden contribuir a la conservación del Medio Ambiente. 

Más información, en este enlace de Youtube